Al final de la página o en siguiente encale está habilitado un acceso a la Base de datos de Objetos robados de la Guardia Civil e INTERPOL.

domingo, 3 de agosto de 2014

Experto afirma que el "ocultamiento" de hallazgos arqueológicos supone "una sustracción muy grave" para la sociedad


El director del Museo de la Ciudad de Carmona (Sevilla), Ricardo Lineros, ha asegurado que "aunque las obras en edificaciones siguen hoy en día un trámite perfectamente reglado, en el que los informes y cautelas arqueológicas están incorporadas al procedimiento como los informes urbanísticos, todavía pueden darse casos de obras sin licencia o hallazgos arqueológicos fortuitos que no se comuniquen, como exige la legislación, y se oculten".


   En su opinión, "estas acciones suponen una sustracción muy grave para la ciudad y la sociedad". En estos casos, insiste en que "hay quien piensa que ha engañado al arqueólogo, pero lo que en realidad ha hecho es meter la mano en la cartera del ciudadano".

   "Por ejemplo, supongamos que alguien encuentra un busto romano de gran calidad y lo oculta. En primer lugar, se pierde de forma irreparable una parte de la historia y de la identidad colectiva e individual de cada ciudadano, mientras que en segundo lugar se produce un daño a la imagen y la economía de la ciudad inestimable", añade.

   Y es que, a la Arqueología, sobre todo en las grandes obras, se le han atribuido retrasos y sobrecostes, entre otras cosas, según advierte. "En líneas generales, es una atribución falsa, ya que la excavación arqueológica es una fase más de las obras y tiene que estar prevista en la ejecución de las obras, al igual que los cimientos y las estructuras", añade.

   A este respecto, asegura que hay que tener en cuenta que las excavaciones urbanas son de carácter preventivo, es decir, "se realizan para evitar el daño que las obras van a provocar en el sustrato arqueológico". "La arqueología bien planificada no supone perjuicio para quien quiere construirse una vivienda, y menos aún en el caso de Carmona, en la que disponemos de un servicio de arqueología público", sostiene el director del museo.

En opinión de Juan Manuel Román, existe una parte del patrimonio del que nadie duda de su valor y la necesidad de conservarlo: "es un patrimonio muy visible y que se interpreta en clave de valores muy consolidados". "Sin embargo, éste no es el caso de la mayor parte del patrimonio que, en líneas generales, es desconocido y de difícil reconocimiento, sobre todo en lo que respecta a su utilidad y en lo que nos aporta colectiva e individualmente", sentencia. Por este motivo, cree que el patrimonio histórico hay que valorarlo en su conjunto desde una perspectiva integradora de todos y cada uno de sus elementos.

Fuente: Europa Press