Al final de la página o en siguiente encale está habilitado un acceso a la Base de datos de Objetos robados de la Guardia Civil e INTERPOL.

viernes, 29 de agosto de 2014

Cuatro expoliadores sorprendidos en Cáceres tienen que pagar 24.000 euros






Son de Sevilla y fueron descubiertos por el Seprona de Casatejada cuando estaban en los restos arqueológicos de una villa romana




Una presunta banda de expoliadores de yacimientos arqueológicos extremeños, que hacían incursiones desde Sevilla con sofisticados detectores de metales, ha sufrido un duro revés en los tribunales. El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Mérida, acaba de considerar que es justo que cada uno de los cuatro miembros de la supuesta banda tenga que pagar 6.000 euros de multa, además de las costas del juicio. El tribunal considera que las pruebas conseguidas por los miembros de la Guardia Civil son concluyentes de que se dedicaban a expoliar yacimientos arqueológicos.


Los cuatro fueron sorprendidos por la Unidad del Seprona de Casatejada cuando a las once de la mañana del 16 de enero del 2012 estaban en el paraje de Millanes de la Mata conocido por Olivar del Centeno, en donde se encuentran los restos de una villa romana en la que en su día se encontraron importantes mosaicos que están en el Museo de Cáceres.


Los cuatro huyeron campo a través al ver a los agentes, pero pudieron ser localizados e identificados. Los miembros del Seprona les retiraron potentes detectores de metales de alta tecnología, viendo que tenían herramientas para excavar como pequeños picos y azadas. Les encontraron bastante documentación sobre el yacimiento arqueológico en el que estaban, y fue una prueba importante el que fotografiaran documentos en los que indicaban yacimientos arqueológicos extremeños y las coordenadas para localizarlos en los mapas. Tenían apuntados yacimientos de Aldeacentenera, Belvis de Monroy, Peraleda de la Mata, Trujillo, Madroñera, Zorita, Logrosán, Ibahernando...


Los agentes comprobaron que tienen un amplio historial de infracciones penales y administrativas relacionadas con el expolio de bienes del Patrimonio Histórico.


Con los informes realizados por el Seprona, el Servicio de Patrimonio Histórico del Gobierno de Extremadura impuso a cada uno una sanción de 6.000 euros. Sus abogados recurrieron estas multas, insistiendo en que eran inocentes ya que no les encontraron objeto arqueológico alguno, y fueron detenidos fuera de la zona arqueológica.


El tribunal de Mérida señala que las circunstancias que rodean su detención son reveladoras de su intención, «en tanto que nos encontramos ante un grupo organizado de personas, que se trasladan desde Andalucía con conocimiento de los lugares de interés arqueológico de la comunidad autónoma de Extremadura a fin de realizar actos de expolio, circunstancias de especial gravedad que hace que en este caso se entienda proporcionada a las circunstancias del caso la multa impuesta». En distintas jornadas de formación de defensa del Patrimonio Histórico, se ha puesto está intervención del Seprona como ejemplo de una buena actuación por parte de las fuerzas de seguridad.

Fuente: Hoy