Al final de la página o en siguiente encale está habilitado un acceso a la Base de datos de Objetos robados de la Guardia Civil e INTERPOL.

martes, 11 de febrero de 2014

La Guardia Civil entrega al Ministerio de Economía setenta y cuatro piezas de marfil


La investigación desarrollada por el Servicio de Protección de la Naturaleza ha concluido con una sentencia condenatoria para el inculpado
El marfil decomisado, perteneciente a la especie “Loxodonta africana”, es objeto de prohibición de su comercio en aplicación del Convenio CITES


Agentes de la Guardia Civil, pertenecientes al Servicio de Protección de la Naturaleza de la Comandancia de Madrid, han procedido a entregar en el Ministerio de Economía y Competividad, un total de setenta y cuatro piezas de marfil, pertenecientes todas ellas a la especia “Loxodonta africana”; la cual está incluida en el apéndice I del Convenio CITES, en su más alto grado de protección.

Entre las competencias que tiene asumidas el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA), está la de evitar agresiones al Medio Ambiente, y de Protección de bienes muebles e inmuebles catalogados como bienes del Patrimonio Histórico, evitar expolios en los yacimientos, así como perseguir a los que realizaran contrabando con piezas provenientes de otros países.

En el marco de estas competencias, durante el año 2007, se tuvo conocimiento de una nave que pudiera albergar material procedente de contrabando y cuya tenencia fuera ilegal. A partir de este momento los Agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza, localizaron una empresa ubicada en la localidad de Algete donde fueron localizadas setenta y cuatro piezas de marfil entre los que se encontraban cuatro juegos de colmillos de diferentes dimensiones y tallas africanas y asiáticas, que el administrador de la empresa adquirió con la finalidad de proceder a su venta, careciendo de  documentación que amparase la legal procedencia de las piezas.

Posteriormente inspectores CITES del Ministerio de Economía, certificaron que los efectos localizados estaban incluidos todos ellos en el apéndice I del Convenio CITES, por corresponderse a poblaciones actuales de elefantes.

Este hallazgo motivo la instrucción de las oportunas diligencias policiales, por un presunto delito relativo a la protección de la flora, fauna y por contrabando, y a la imputación del administrador de la empresa.

El pasado mes de noviembre, se conocía la sentencia condenatoria, obligándole a pagar una multa que asciende 152.491, 08 euros más la deuda tributaria y la aduanera que superan los 28.600 euros, y adjudicando las tallas al Estado español.

Los efectos ya  han sido depositados por personal del SEPRONA en el referido Ministerio.

CITES, un convenio para la conservación

La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres, es un acuerdo internacional concertado entre gobiernos, con la finalidad de velar por que el comercio internacional de especímenes de animales y plantas silvestres no constituya una amenaza para su supervivencia.

El Convenio de Washington, como se le conoce también, ha sido suscrito por 179 países, afecta a más de 35.000 especies de animales y plantas, incluyendo sus partes y derivados.

Las dos especies de elefante actuales son objeto de control internacional de su comercio, están prohibido éste, con carácter general.