Al final de la página o en siguiente encale está habilitado un acceso a la Base de datos de Objetos robados de la Guardia Civil e INTERPOL.

domingo, 9 de junio de 2013

Condenado a seis meses de cárcel por una pintada en el Puente Romano de Mérida


El Juzgado de lo Penal número 1 de Mérida considera al autor responsable de un delito contra el patrimonio histórico 


Hacer una pintada en un monumento puede salir caro. Que se lo digan a M. D. C., un joven de 24 años de edad que ha sido condenado a seis meses de prisión por 'decorar' el Puente Romano. El Juzgado de lo Penal número 1 de Mérida le considera culpable de un delito contra el patrimonio histórico. No irá a la cárcel, pero la sentencia constará como antecedentes penales y servirá de escarmiento tanto para él como para aquellos que atentan contra bienes protegidos.
El fallo señala que en fecha indeterminada, pero en todo caso antes del 19 de agosto de 2008 (cuando el autor de los hechos ya era mayor de edad), M. D. C. realizó varias pintadas en el Puente Romano. La sentencia destaca que se trata de un Bien de Interés Cultural, protegido por la Unesco a través de la declaración de Patrimonio de la Humanidad e incluido en el Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico-Arqueológico de Mérida. También añade que el joven tenía perfecto conocimiento de las características del monumento.
El juicio tuvo lugar el pasado 13 de mayo y hubo un acuerdo entre la defensa, la Fiscalía y la acusación particular, ejercida por el Consorcio de la Ciudad Monumental. El Juzgado de lo Penal estableció una condena de seis meses de prisión y seis meses de multa a razón de 4 euros por día. Asimismo, en concepto de responsabilidad civil se fija una indemnización de 500 euros por los costes de limpieza de la pintada.
M. D. C. fue detenido por la Policía Nacional a finales del año 2008. La investigación comenzó ese verano, cuando se identificó a varios individuos dañando con aerosoles comercios del centro de la ciudad. Las firmas coincidían con unas pintadas realizadas en el primer arco del Puente Romano, junto a la Alcazaba Árabe, lo que permitió imputar un delito contra el patrimonio histórico.
Un menor de edad ya fue condenado por estos hechos en 2010. Su declaración, en la que identificó a M. D. C. como autor de las pintadas, ha sido una de las claves para conseguir la resolución judicial.
Sentencia ejemplarizante
La Fiscalía solicitaba dos años y tres meses de cárcel por este delito, pero su intención no era lograr una condena de prisión, sino demostrar que los daños al patrimonio están castigados con penas más altas de las que cabría pensar.
Para ello resulta fundamental que los hechos sean calificados como delito y no como falta, algo en lo que se implican la Policía Nacional y la Fiscalía de Mérida, que desde el año 2008 cuenta con una sección especializada en patrimonio.
Asimismo, es clave la evaluación del daño, ya que dependiendo de la cuantía puede ser falta o delito. Pero, al tratarse de un monumento, las tareas de limpieza y restauración deben contar con un proyecto previo y la participación de un profesional cualificado, lo que eleva considerablemente el coste de la reparación del daño.
Antonio Barroso, asesor jurídico del Consorcio de la Ciudad Monumental, apunta que la entidad ha decidido denunciar siempre estos hechos y después personarse como acusación particular en los procesos judiciales.
Según indica, el Consorcio tiene una recopilación de pintadas realizadas en monumentos para presentar denuncias agrupadas atendiendo a las firmas, lo que facilita la identificación del autor y la persecución del hecho delictivo.
«El Consorcio perseguirá este tipo de actuaciones», apunta Antonio Barroso, quien destaca la labor que se está realizando en el ámbito de la prevención y la sensibilización ciudadana con proyectos como 'La Escuela adopta un monumento'. Pero, cuando se produce un acto vandálico, la entidad también debe actuar. «Las agresiones al patrimonio tienen que ser castigadas».

Fuente: Hoy