Al final de la página o en siguiente encale está habilitado un acceso a la Base de datos de Objetos robados de la Guardia Civil e INTERPOL.

viernes, 8 de febrero de 2013

Dos hombres derriban una ermita protegida del siglo XVI en Benigànim (Valencia)



Un juez de Ontinyent ha imputado a dos personas por derribar una ermita del siglo XVI en el término de Benigànim que estaba catalogada como bien de relevancia local con un nivel de protección integral. El dueño de la parcela donde se encuentran las ruinas y el trabajador que realizó la demolición del antiguo santuario están acusados de un delito contra el patrimonio histórico.
Un equipo del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Valencia abrió una investigación tras tener conocimiento del posible derribo de la ermita por una notificación de la Dirección General de Patrimonio Cultural de la extinta Conselleria de Turismo, Cultura y Deportes. Dos agentes del Seprona realizaron una primera inspección el pasado mes de noviembre en la parcela privada y comprobaron que había restos de piedras pertenecientes a una construcción antigua.
Posteriormente, a requerimiento del Seprona, el Ayuntamiento de Benigánim certificó por escrito que en ese mismo lugar se encontraba la ermita de San Diego Alcalá en estado semiruinoso, pero catalogada como «bien de relevancia local con un nivel de protección integral», según informaron fuentes municipales.
Los investigadores de la Guardia Civil hallaron documentación gráfica del año 2010 del santuario, cuando conservaba paredes de aproximadamente dos metros de altura (sin techo ni puerta) y un pequeño campanario. Actualmente sólo se mantiene en pie un pequeño muro de menos de un metro de altura y la escalera de entrada, por lo que las dos personas imputadas derribaron presuntamente el resto de paredes y el campanario.
El Seprona constató también que el propietario de la parcela no solicitó ningún permiso para la demolición de la ermita pese a la protección de las ruinas que consta en el Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos. Tras tomar declaración a los dos imputados, los agentes averiguaron que el derribo del santuario fue realizado durante el año 2011. La mayoría de los vecinos de Benigánim desconocían ayer el delito contra el patrimonio histórico que habían cometido las dos personas investigadas.
Los dos hombres alegaron que desconocían la protección de la ermita y que tuvieran que pedir permiso para la demolición, pero su presunta ignorancia no les libró de la imputación, según informaron fuentes jurídicas. La Guardia Civil entregó esta misma semana las diligencias del caso al juez de guardia de Ontinyent.
Proteger el patrimonio
Uno de los objetivos del Ministerio de Interior en la lucha contra la delincuencia se centra en combatir los delitos contra el patrimonio histórico. Prueba de ello son las dos importantes investigaciones realizadas por la Guardia Civil en menos de un mes en la Comunitat Valenciana.
Además de las dos imputaciones por el derribo de la ermita de Benigánim, la Guardia Civil recuperó el pasado 12 de diciembre una vasija original, perteneciente a la cultura ibérica del siglo II antes de Cristo, que un anticuario de El Campello almacenaba en su taller. La valiosa pieza fue localizada durante una inspección rutinaria del Seprona en el establecimiento de venta y restauración de antigüedades.