Al final de la página o en siguiente encale está habilitado un acceso a la Base de datos de Objetos robados de la Guardia Civil e INTERPOL.

viernes, 10 de agosto de 2012

Nuevo robo de arte sacro en México valorado en más 15 millones de pesos


Sustraen corona de oro de parroquia en San Diego de Alejandría.


Otra pieza de arte sacro fue robada en la parroquia de La Inmaculada Concepción, del municipio de San Diego de Alejandría, localizado en la zona de los altos de Jalisco. El robo de una corona con la que adornaban la imagen de la virgen durante las fiestas patronales fue sustraída junto con la caja fuerte en la que estaba guardada cuando un grupo indeterminado de personas ingresó al curato de la iglesia durante la noche sin que el sistema de alarmas se activara, hechos ocurridos durante la penúltima semana del mes de mayo pasado, informó una fuente cercana a la investigación.
La corona de oro, que habitualmente era colocada en la imagen durante la mañana del día siete de enero y retirada en la tarde del día siguiente, pesa tres kilos y está valuada en 15 millones de pesos sin contar las incrustaciones de rubíes, esmeraldas, zafiros, alejandrías y la herradura con trece diamantes con las que cuenta, por lo que su valor puede aumentar considerablemente. La pieza, que es tipo emperatriz y cuenta con una altura aproximada de 30 centímetros, fue elaborada en el año 1946 por el famoso orfebre Juan Manuel Peregrina Santana quien personalmente la entregó en el pueblo luego de que todos los habitantes cooperaran con diversas piezas de joyería para reunir la cantidad necesaria de oro y de piedras preciosas.

El robo fue denunciado a las oficinas regionales de la Procuraduría de Justicia del Estado en Lagos de Moreno el pasado día 26 del mismo mes por el sacerdote encargado de la parroquia, José Luis Muñoz Díaz, quien informó sólo la sustracción de la caja fuerte pues suponía que la corona que se encontraba en la imagen de la virgen que está dentro de la parroquia era la de gran valor, pues desde que la colocaron no se había bajado. Sin embargo, luego de que personal del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) que el 1 de junio valoró la pieza de 1.700 kilos de peso, determinó que fue fabricada en latón y chapada en oro hace 40 años, por lo que también se dio parte a la Procuraduría General de la República ante la falta de la pieza de oro.

Este hecho no es el primero que ocurre en la parroquia de La Inmaculada Concepción pues hace algunos años fue robada una figura del Niño Dios Cautivo, pieza en la que el niño Jesús se encuentra de pie, con las manos juntas en las que sostiene un candado y varias cadenas, que fue elaborada aproximadamente en el año 1880 por el artista Hermenegildo Bustos y que se encontraba dentro de la iglesia para que los fieles la veneraran.

De igual forma fue sustraída hace aproximadamente cinco años una pintura del mismo autor titulada La Asunción, ésta del año 1886, cuyo tamaño aproximado es de nueve metros cuadrados y que desapareció de la sacristía de la misma parroquia. Dicha obra fue recuperada posteriormente luego de que una llamada anónima indicó que una persona la adquirió en El Baratillo a un costo de 50 mil pesos, cantidad que solicitó se le reembolsara además de que se le entregara un monto extra para costear el envío desde Guadalajara hasta el municipio alteño.

No es le único caso en los últimos días. El delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia en Hidalgo (INAH), Rodolfo Palma, informó que hace una semana fueron robadas cuatro piezas de arte sacro de la capilla de Tonacapa en el municipio de Huichapan.

El robo fue perpetrado entre la noche del 31 de julio y la madrugada del 1 de agosto, en que fue violentada una de las puertas de la capilla, para poder sustraer una escultura de busto de San Buenaventura, pintura al óleo de San Buenaventura, así como una pintura al óleo de la Virgen de Guadalupe y un Cristo San Camilo.

El funcionario calificó este hecho como indignante y reprobó, que en ocasiones el saqueo que se hace en templos, o museos es exhibido por particulares en haciendas, es algo que no se debe aplaudir.
“Muchas veces los hacendados nos invitan a sus grandes casas para presumirnos sus obras que no es sino el saqueo”, lamentó.

El robo de este tipo de arte es cometido sin saber que no se le va a sacar dinero, ya que dijo, es muy difícil vender estas piezas, por lo cual es alta la recuperación, “luego están esos malditos que encargan obras para que se las roben”, asentó.

La denuncia por la sustracción de las cuatro piezas de Huichapan se inició el lunes, en que personal y peritos del INAH acudieron a la PGR, para interponer la demanda por el delito de robo.

Consideró que el robo de arte sacro que se ha dado en el estado es muy bajo, el más reciente fue el cometido a inicio del mes. Hace dos años, especificó, hubo la sustracción de dos piezas de la capilla de Santa María Matilde, las dos obras fueron recuperadas en Tlaquepaque, Jalisco, y se trata de dos óleos del siglo XVIII La adoración de los Reyes y el Nacimiento de la Virgen.

El funcionario señaló que ofrecer estadísticas al público puede alertar a las bandas de robo de arte, por lo cual se debe ser muy cuidadoso. La elaboración de un catálogo, explicó, no es para evitar el robo o a manera de prevención; un registro —afirmó— lo que permite es recuperar una pieza sustraída. Angélica Velázquez, investigadora estética de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), adelantó que en uno o dos años se terminará el proyecto de modelo de catálogo, para que sea utilizado en todo el país; cada lugar, dijo, lo podrá adecuarlo a sus necesidades.
En estos momentos se tiene un avance de 50%, agregó el funcionario.

Las entidades con mayor número de robos, precisó, son Tlaxcala y Oaxaca; existe una preferencia por piezas mexicanas sobre todo si están firmadas por artistas de renombre como Francisco Martínez.
En el caso de las piezas guadalupanas, éstas alcanzan precios estratosféricos en el mercado, ya sea nacional o extranjero.
Fuente: La Jornada y Gacetta