Al final de la página o en siguiente encale está habilitado un acceso a la Base de datos de Objetos robados de la Guardia Civil e INTERPOL.

domingo, 12 de agosto de 2012

Tesoros perdidos por el incendios del Ayuntamiento de León


El Consistorio albergaba un tapiz del siglo XVII, vidrieras, cuadros y valiosos muebles.

El edificio consistorial de León guardaba en su interior, además de despachos, archivos, material informático y dependencias administrativas de todo tipo, obras artísticas y artesanales de gran valor histórico-artístico, una faceta muy destacada en el inmueble de la avenida Ordoño II. A falta de que el personal especializado compruebe con todo detalle la magnitud de los daños, la cantidad de plantas afectadas y las altas temperaturas que se alcanzaron durante el incendio hacen temer por el patrimonio más delicado: las vidrieras, que estallan por el calor; los tapices y cuadros, que no oponen resistencia ninguna a las llamas; y el mobiliario, amén de un sinfín de objetos menudos que constituyen también parte integrante de la historia de la sede municipal leonesa. El político, archivero e historiador Alejandro Valderas, concejal de Cultura que fue en diversos períodos de la historia reciente de la ciudad y que conoce muy bien el inmueble, desgrana algunas de las piezas artísticas más singulares que hasta el momento se hallaban en el Ayuntamiento. Así, en la planta séptima, en el despacho de la Alcaldía, se guardaba tradicionalmente el Pendón del Reino, aunque Valderas objeta que también se ha venido depositando en la casa consistorial de San Marcelo; de ser así, este elemento clave de la historia y la identidad leonesa se habría salvado. Pero además, en esa misma dependencia se agolpaban una gran cantidad de obsequios institucionales y, repartidos por otros pisos, los cuadros ganadores de los premios pictóricos anuales. También recuerda Valderas el precioso mobiliario del siglo XIX existente en la alcaldía y la pianola de la sexta planta, todo ello propiedad de Caja España y prestado al Ayuntamiento leonés. Pero sobre todo resalta, por su antigüedad y valor histórico, el tapiz La clemencia de Escipión, ubicado en la planta sexta, en la sala de prensa, donde también existe una vidriera de Luis García Zurdo que representa un león; sin olvidar el cuadro del rey Don Juan Carlos, obra del prestigioso artista Álvaro Delgado. La última planta albergaba una colección de vidrieras de García Zurdo y algunas más muy similares, pero sin autor conocido, se encontraban en la tercera. Otras obras referidas por el archivero fueron cuadros de menor formato como los célebres Gallos de Vela Zanetti y la Coronación de Alfonso VII. De gran interés son las vidrieras que representaban diferentes oficios, elaboradas en los años cincuenta, y que se situaban en las escaleras, entre las plantas primera y quinta; pero de entre todo este singular patrimonio Alejandro Valderas destaca el tapiz de Escipión, que juzga belga y, muy probablemente, del siglo XVII. Fotografías históricas y el mobiliario de maderas nobles de las últimas dependencias podrían haber desaparecido; en cambio, otro tipo de piezas de arte o artesanía más sólidas como esculturas habrían resultado menos afectadas.

El edificio en sí, erigido por la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de León, hoy Caja España, y luego vendido al Ayuntamiento de León como sede principal —se inauguró como tal en el año 1998—, había sido concebido bajo los parámetros de funcionalidad y vanguardismo. Según la Historia de la Caja, obra de Alfredo Ortega, Luisa María Busutil y Rosa María González, «dos fueron las ideas que movieron a la institución leonesa para llevar a cabo esta realización: el logro de una construcción armoniosa y el conseguir una adecuada distribución funcional, conjugando lo bello y lo práctico, todo ello encaminado a un mejor y más eficiente servicio a los leoneses».


Fuente: Diario de León