Al final de la página o en siguiente encale está habilitado un acceso a la Base de datos de Objetos robados de la Guardia Civil e INTERPOL.

jueves, 23 de agosto de 2012

Denuncian el expolio de yacimientos arqueológicos en Galicia


El colectivo MariñaPatrimonio denunció ante el Seprona el supuesto expolio de varios yacimientos arqueológicos en la costa de Lugo por parte de "cazatesoros", concretamente en los castros de Carreiro y Fazouro, en el emplazamiento romano de Pampillosa y en el de Estabañón.

En declaraciones a EFE, uno de los miembros de este colectivo, Manuel Miranda, confirmó que MariñaPatrimonio se percató de que había gente "excavando ilegalmente" en esos yacimientos arqueológicos a raíz de la "desaparición de una rueda de molino en el castro de Carreiro", en Foz.

Según esta asociación, el Parlamento de Galicia aprobó el pasado 25 de mayo una iniciativa encaminada "a la protección, estudio y señalización de ese yacimiento arqueológico", pero "lamentablemente actuaron antes los expoliadores que la Xunta", dado que se llevaron la rueda de molino antes de que lo hiciese el personal "de la Dirección Xeral de Patrimonio".

En el yacimiento romano de Pampillosa (Foz), afirma que es más visible la acción de los furtivos, porque dejaron restos de tejas apilados en el lugar en el que excavaron, "posiblemente por considerarlos de menor interés".

En otros yacimientos, como sucede en el castro de Fazouro (Foz), cuya declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) por parte de la Xunta de Galicia está en trámite, también se aprecian las excavaciones de los expoliadores, pero la destrucción del patrimonio se produce, además, como consecuencia de una práctica mucho más "inocente".

Manuel Miranda explica que las piedras de los muros del castro están siendo utilizadas por los pescadores para apoyar sus cañas, de forma que "por desconocimiento, desmontan y destruyen los muros de las cabañas" para coger buenos cantos.

Por último, denuncia MariñaPatrimonio, el "extraordinario yacimiento de Estabañón (Viveiro) se encuentra en un estado de abandono lamentable, después de que el multimillonario proyecto de Costas no fuese adelante y su intervención sólo sirviese para deteriorar el yacimiento y facilitarles la labor a los expoliadores, que continúan haciendo excavaciones por su cuenta".

MariñaPatrimonio sostiene que estos hechos, que considera "especialmente graves", pueden ser constitutivos de un delito de daños contra el patrimonio cultural de Galicia, por lo que fueron denunciados ante el Seprona para que abra las diligencias oportunas.


Fuente: El Progreso