Al final de la página o en siguiente encale está habilitado un acceso a la Base de datos de Objetos robados de la Guardia Civil e INTERPOL.

domingo, 15 de julio de 2012

Entrevista al que está considerado como el mayor experto mundial en delitos contra el arte


“La mayoría de los robos de arte implican al crimen organizado”


El estadounidense Noah Charney tiene solo 32 años pero ya es considerado el mayor experto mundial en delitos contra el arte. Director y fundador de la Asociación para la Investigación de Delitos contra el Arte (ARCA, por sus siglas en inglés), único organismo a nivel internacional que se desarrolla en este campo y colabora con el FBI, el Scotland Yard o los Carabinieri, Charney se topó con la idea de esta especialización a través de la ficción. Su sueño era convertirse en dramaturgo, pero durante la  escritura de la novela El ladrón de arte, se dio cuenta de que este campo era tan fascinante como desconocido, ya que pese a la importancia económica y cultural que tiene este tipo de delito (catalogado por el Ministerio de Justicia de EEUU como el tercer comercio criminal del mundo, detrás del de la droga y las armas) no existían expertos en la materia. Fue así como, en paralelo a su carrera como escritor, fundó ARCA, una asociación “sin fines de lucro” que reúne diversos expertos internacionales y que actualmente opera en EEUU e Italia, donde reside Charney.

¿Suele estar la mafia detrás de los robos de obras de arte?

La mayoría de los robos de arte y de los saqueos de antigüedades implican al crimen organizado en alguna de sus etapas. Pero por crimen organizado se entiende cualquier grupo de tres o más individuos que trabajen juntos en actividades criminales con objetivos colectivos a largo plazo. Esto puede incluir grandes mafias internacionales como la Cosa Nostra y el Unione Corse. Es importante distinguir los crímenes locales que son simplemente desarrollados para maximizar el beneficio inmediato y los crímenes contra el arte que financian y sirven de combustible a otros crímenes. La participación del crimen organizado e incluso el terrorismo en los delitos contra  el arte es bien conocida.

¿Cuál es el perfil de los ladrones de arte?

Hay un perfil para los falsificadores, que en general no están  relacionados con el crimen organizado, sino que son más bien individuos que trabajan solos, pero los ladrones de arte no encajan en un perfil. La mayoría no tienen ningún conocimiento en la materia y solo están implicados en este tipo de robo una o dos veces en su vida. No ha habido casi ningún caso de ladrones  que fueran coleccionistas de arte en la historia, aunque las películas tiendan a hacer creer a la gente que esto es común. La mayor parte del arte es robado por criminales locales que son parte de pequeños grupos organizados y que ven a las obras de arte como objetos que tienen gran valor y son fácilmente transportables.

¿Qué cantidad de obras de arte se roban al año?

Hay alrededor de 50.000 robos de arte certificados por año y muchos más que no son registrados por la Policía. De ellos, unos 20.000 suceden en Italia. Alrededor del 75% de estos delitos corresponden al comercio ilícito de antigüedades. La mayoría de los crímenes de arte no son descubiertos nunca o no lo son durante muchos años.

¿Cuáles son las tendencias y los modus operandi que predominan en los delitos contra el arte?

La mayoría implican el saqueo de antigüedades mediante excavaciones arqueológicas clandestinas, aunque en los países sudamericanos suele predominar el robo a residencias privadas y a iglesias. En cuanto al robo de arte en los museos hay dos tipos principales: los que son realizados con cautela, en los cuales los ladrones intentan no ser descubiertos, y los que llamo robos con “ataque sorpresa”, en los cuales los criminales irrumpen armados en los  museos cuando están abiertos y descuelgan los cuadros de las paredes. Las alarmas suenan, pero los criminales se marchan tan rápido que no les da tiempo a llegar a la Policía. Esta es una tendencia alarmante en los últimos diez años, contra la cual es difícil defenderse, y representa una clara marca del crimen organizado a gran escala. Pero si bien no es difícil robar arte, sí lo es venderlo, y cuando lo es suele ser por el 7% a 10 % de su valor real. El crimen organizado a veces usa arte robado como trueque con otros bienes ilícitos, como drogas o armas.

¿Suelen tener los países fuerzas policíacas especiales para combatir este tipo de delito?

Casi ningún país tiene una división dedicada al arte. Italia es el que más policías tiene asignados a tiempo completo a esto, con unos 300 agentes. Los gobiernos y la Policía no toman el crimen de arte tan seriamente como deberían. Antes de que ARCA fuera fundado nadie estudiaba estos delitos.

¿Qué recomienda para la seguridad en los museos, especialmente para aquellos que no tienen un gran presupuesto?

Gastar mucho dinero no garantiza la seguridad. La mayor parte del dinero se va en alarmas que si después no tienen una respuesta rápida y contundente solamente sirven para hacer ruido. Los guardias, que representan el aspecto más caro de la seguridad en un museo, suelen ser la línea menos eficaz para su defensa. Lo importante es que el personal de seguridad sea proactivo en la vigilancia. Pero hay trucos útiles y económicos, se puede hacer mucho con un sedal extensible de acero, por ejemplo. La inversión en seguridad no es una garantía de éxito. Pero cada colección de arte debería ser catalogada, fotografiada y detallada de modo que si algo falla se pueda dar a un informe completo a la Policía.


Fuente: El Observador