Al final de la página o en siguiente encale está habilitado un acceso a la Base de datos de Objetos robados de la Guardia Civil e INTERPOL.

miércoles, 25 de julio de 2012

El FBI recupera un cuadro de Matisse robado de un museo de Venezuela

 

«Odalisca con pantalón rojo», valorado en tres millones de dólares, fue sustraído del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas y sustituido por uno falso en su marco original

Fue un correo electrónico el que destapó la información del robo de la pintura, cuando un galerista venezolano radicado en Miami, descubrió que el “Matisse” estaba siendo vendido 


Agentes encubiertos de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) han recuperado en un hotel de Miami (Florida) el cuadro del pintor francés Henri Matisse "Odalisca con pantalón rojo", que fue robado de un museo venezolano hace una década, informó el canal Local10.

El cuadro, valorado en tres millones de dólares, fue sustraído del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas (MACC) y sustituido por uno falso en su marco original. Las autoridades locales no se percataron de ello hasta 2003, aunque se cree que el robo tuvo lugar al menos tres años antes.

El robo de la pintura, considerada una de las joyas del MACC, era un misterio no resuelto hasta que agentes encubiertos del FBI la compraron en el lujoso hotel Loews de Miami Beach por 1,5 millones de dólares, según información exclusiva del citado canal.

James Marshall, portavoz del FBI, señaló que el caso está aún bajo investigación y rechazó confirmar o desmentir la información. La "Odalisca con pantalón rojo", que data de 1925, fue comprada en 1981 por la entonces directora del MACC, Sofía Imber, por 480.000 dólares a una galería de Nueva York.

Una operación internacional. Detectives de Interpol, el FBI y la policía española, británica y francesa buscaron durante años este cuadro del padre del fauvismo en el que se retrata a una odalisca, uno de sus temas de representación favoritos. "La Odalisca con pantalón rojo" pudo desaparecer de la bóveda del MACC en una época de "incertidumbre institucional", según el libro "El rapto de la odalisca", que publicó en 2009 la periodista venezolana Marianela Balbi.

La Fundación Museo de Arte Contemporáneo de Caracas Sofía Imber (Maccsi) confirmó en 2003 el robo del cuadro. Las sospechas sobre la sustracción del cuadro surgieron después de que el galerista venezolano Genaro Ambrosino informara por correo electrónico a varias personas de que el lienzo de Henri Matisse (1869-1954) estaba siendo vendido en el mercado de arte de Miami.

Pasaron casi 10 años desde que la “revolucionaria” nueva directora del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas Sofía Imber (Maccsi) le anunciara al mundo que una de las pinturas más importantes del país había sido robada de las salas de nuestro museo. En efecto, la obra del pintor francés Henri Matisse, la “Odalisca con pantalón rojo”, propiedad del museo y, por ende, del Estado venezolano, había sido extraída y sustituida por una vulgar copia sin que nadie notara el cambio.
La pintura, actualmente valorada en tres millones de dólares, fue adquirida por la antigua directora y fundadora, Sofía Imber, en apenas 480.000 dólares, por allá en el año 1981, lo que hoy supone una inversión exitosa.

Pero aquella mañana del año 2003, tras convertirse en un secreto a voces y negarse repetidamente la desaparición de la obra, la nueva directora del Maccsi denunció su robo para luego ser sepultado por las autoridades policiales y del museo, conforme los años fueron pasando.

De esta forma, el “Rapto de la Odalisca” (título que la escritora y periodista Marianela Balbi le dio a su libro que contiene el resultado de su extraordinaria investigación, rebosando elogios y ventas), se convirtió en una leyenda urbana que sirvió para denunciar que el tercer mercado negro del mundo, luego del narcotráfico y las armas, como lo es la venta ilegal de obras de arte, estaba funcionando en Venezuela.

Fue un correo electrónico el que destapó la información del robo de la pintura, cuando un galerista venezolano radicado en Miami, descubrió que el “Matisse” estaba siendo vendido en los círculos de arte de esa ciudad y decidió enviar la notificación virtual a Venezuela, desatando el escándalo.

El robo de la pintura representó para nuestro país una humillación en materia de seguridad y comprobó que se podía sustraer una obra de arte sin que nadie lo notara durante años. Lamentablemente, las investigaciones sobre la pintura nunca llegaron a ningún resultado (ni siquiera medianamente cerca) y tuvimos que esperar que las noticias sobre su paradero vinieran desde fuera de nuestras fronteras.

Casi una década después de su pérdida, se anunció el miércoles pasado el rescate de la pintura desde las tierras “imperialistas” de Norteamérica. Específicamente desde la ciudad de Miami, donde el FBI dio captura a un hombre y una mujer (procedentes de México), cuando intentaron vender la pintura (en mano) a funcionarios infiltrados que se hicieron pasar por compradores y detuvieron a los traficantes de arte.

La repatriación de la “Odalisca con pantalón rojo” no sólo significará la devolución de una costosa y hermosa pintura sino también la oportunidad de revalorizar nuestra cultura artística tan mancillada en los últimos años y reivindica la idea del arte, en una sociedad sedienta de valores que incentiven su creatividad.

Tal vez pedirle seguridad al gobierno venezolano para proteger las obras que se exhiben en nuestras salas de arte, suena frívolo, insensible y ridículo frente a la excesiva violencia que vemos todos los días asesinando a miles de venezolanos y que el gobierno ha sido incapaz de detener. A lo mejor es una tontería que se desee rescatar los valores culturales en estos tiempos de “socialismo”. Quizá es una estupidez defender la perfección del arte en medio de una “revolución”. El rescate de la odalisca demuestra ese empeño de los hombres por conservar lo hermoso, lo elegante y lo sublime de la humanidad…algo que pudiera incomodar a muchos que se creen dioses.

Fuente: ABC y El tiempo