Al final de la página o en siguiente encale está habilitado un acceso a la Base de datos de Objetos robados de la Guardia Civil e INTERPOL.

sábado, 12 de mayo de 2012

Ruban una estatuta de bronce de 200 kilos de Karrantza (Vizcaya)


La indignación recorre Karrantza por la pérdida de uno de sus monumentos más queridos. Se trata de la estatua de finales del siglo XIX que representa al indiano Romualdo Chávarri, robada ayer por la mañana del jardín de la iglesia antigua de Biañez. La escultura de bronce, obra del artista catalán Josep Montserrat Portella, pesa casi 200 kilos y estaría valorada en más de 300.000 euros.

Este último dato hace pensar al Ayuntamiento y a Gure Griña -asociación que vela por la conservación de los monumentos del municipio-, que las posibilidades de recuperarla son prácticamente nulas. "He hablado con gente del mundo del arte y me han dicho que a estas alturas debe estar camino de la fundición", lamentó Garbiñe Aja, miembro de la agrupación cultural.

Trabajadores municipales de mantenimiento acudieron ayer a primera hora a la iglesia para preparar la llegada de representantes de Unesco Etxea, de visita en la localidad, y recuerdan que la escultura seguía aún en su sitio. La noticia de su desaparición trascendió poco después. Sobre las 11.30 horas, una vecina alertaba al Ayuntamiento y a la Ertzaintza al oír un potente estruendo procedente del templo, el mismo lugar donde en los años noventa se descubrieron unas importantes pinturas renacentistas, hasta entonces ocultas tras un retablo. "Lo confundió con una explosión. Sin embargo, en realidad era el ruido de la estatua al caer al suelo cuando intentaban llevársela", describió Garbiñe Aja. Cuando los agentes y el personal del Consistorio llegaron ya era demasiado tarde. Romualdo Chávarri se había esfumado.

premeditado. Aunque la vecina que dio el parte no pudo aportar información sobre el aspecto de los autores del robo, las autoridades deducen que lo tenían todo preparado para saltar el muro de dos metros de alto que protege el edificio y después arrancar la estatua de su peana. "Otro vecino comentó que vio una grúa en esa zona, pero no le dio importancia al pensar que era del Ayuntamiento".

Biañez es un barrio lo suficientemente alejado del centro de Karrantza como para que los ladrones pudieran huir sin problemas al verse sorprendidos. Además, "al parecer, cuando se recibió el aviso el personal se dirigió primero a la iglesia nueva".

El valle está conmocionado. "Es una gran pérdida para nuestro patrimonio y un día triste", resumió el alcalde de Karrantza, José María Martín. Al margen del valor económico de la obra, Romualdo Chávarri fue un personaje muy querido a finales del siglo XIX por su implicación en causas benéficas. A su muerte, en 1899, los vecinos encargaron dos copias en bronce de una escultura que lo retrata de cuerpo entero sentado en una silla.

Iban a decorar las escuelas de niños y niñas que fundó. Al final, fueron a parar a los dos templos de San Andrés de Biañez. "Como la ley no autorizaba los enterramientos en iglesias, construyó otra para poder ser inhumado en la antigua", relató Garbiñe Aja. Y es justo esa escultura que custodiaba la cripta familiar de los Chávarri la que ha desaparecido, quién sabe si para siempre.

Gure Griña tiene previsto interponer una denuncia, todavía con miedo por lo ocurrido. "Nos sentimos impotentes e indefensos. ¿Ahora resulta que todo el patrimonio al aire libre corre peligro?", se preguntaba.


Fuente: Deia