Al final de la página o en siguiente encale está habilitado un acceso a la Base de datos de Objetos robados de la Guardia Civil e INTERPOL.

sábado, 5 de mayo de 2012

Recuperan cuatro cuadros robados el año pasado en un museo de Córcega

Una llamada anónima a la juez encargada del caso ha permitido localizar las obras, de artistas como Bellini y Poussin.

Tres de las obras que ha sido recuperadas.

Cuatro cuadros de gran valor, robados el 19 de febrero de 2011 en el Museo de Bellas Artes de Ajaccio, en la isla de Córcega, han sido encontrados intactos ayer por la tarde en un aparcamiento de la ciudad. «Las obras se hallan en perfecto estado, fueron halladas el viernes a las siete de la tarde en un parking situado en la salida norte de Ajaccio, después de recibir una llamada telefónica anónima la juez de instrucción encargada del caso», manifestó el fiscal Thomas Pison.

Las obras recuperadas son «Pentecostés», de Mariotto di Nardo; «Virgen con el Niño», de Bellini; «Midas en el nacimiento del río Pactole», de Nicolas Poussin, y una obra anónima italiana del siglo XVI. Las obras son propiedad del Museo de Bellas Artes, que alberga la segunda colección de pintura italiana más importante en Francia después de la del Louvre.

La juez de instrucción Charlotte Dauriac, que había recibido la llamada anónima, se dirigió inmediatamente al lugar con los investigadores de la policía y encontraron las obras. Una de ellas estaba envuelta en una bolsa de plástico y las otras tres se hallaban contra una pared, dijo Pison en una rueda de prensa.


Confesión ante las cámaras


Las obras están custodiadas en el Tribunal de Ajaccio y serán devueltas al museo el lunes. Un guarda de seguridad de noche del museo (Antonio M.) fue inculpado el 21 de febrero de 2011, dos días después de la desaparición de las obras. Se entregó a la Policía tras haber confesado el robo ante las cámaras de France 3.

Según relató a la cadena de televisión este hombre, de unos 40 años y que trabajaba como vigilante en el museo, la sustracción de los lienzos era una forma de presionar a las autoridades para que suspendieran su expulsión de la vivienda en la que reside, que debía producirse el próximo 15 de marzo. Precisó que durante su jornada laboral desactivó la alarma y aprovechó su última ronda para descolgar los cuatro cuadros y trasladarlos a su coche, que aparcó en una carretera solitaria en las afueras de Ajaccio.

Tras su declaración en France 3 fue a la comisaría y llevó a la policía hasta su vehículo, que apareció con un cristal roto y sin las obras de arte. La Fiscalía de Ajaccio, que había detectado algunas incongruencias en la declaración del detenido, apuntó la hipótesis de que pudo contar con cómplices.

Fuente: ABC