Al final de la página o en siguiente encale está habilitado un acceso a la Base de datos de Objetos robados de la Guardia Civil e INTERPOL.

martes, 8 de mayo de 2012

La Ciudad Prohibida refuerza su seguridad


Tras cinco años de reforma, el Palacio Imperial de Pekín permite visitar más zonas a sus 15 millones de turistas.

Los 15 millones de turistas que este año se esperan en la Ciudad Prohibida de Pekín podrán visitar los rincones más secretos de este palacio, donde vivieron 14 emperadores de la dinastía Ming (1368-1644) y diez de la Qing (1644-1911). Por primera vez, se abren al público los pabellones de las concubinas y emperatrices, a los que en tiempos imperiales estaba prohibido acceder bajo pena de muerte.

Dichas residencias se encuentran en medio del eje central que recorre el recinto desde su entrada en la plaza de Tiananmen, bajo el famoso retrato de Mao Zedong, hasta su salida hacia el parque de Jingshan, cuya cima ofrece una panorámica espectacular de los tejados de la Ciudad Prohibida.


El robo que alertó la seguridad


En la actualidad, contiene 1,8 millones de artefactos y reliquias, de las cuales el 93 por ciento están protegidas como obras de arte. A pesar de dicha catalogación, el conservador de la Ciudad Prohibida se ha propuesto reforzar la seguridad tras el embarazoso incidente que tuvo lugar en mayo del año pasado, cuando un campesino de 27 años robó con suma facilidad una pieza histórica expuesta en uno de sus salones.

«Debemos emplear los equipos de seguridad y la tecnología más avanzada del mundo para impedir robos y prevenir incendios», recordó Shan Jixiang, que fue nombrado responsable del Museo en febrero y antes dirigía la Administración Estatal de Patrimonio Cultural.

A pesar de la majestuosidad de la Ciudad Prohibida, los turistas se suelen quejar de no poder entrar en los diferentes pabellones que componen el recorrido y de la falta de obras artísticas. Para paliar estas críticas, el responsable del Museo anunció la apertura de una nueva sala de exposiciones de 3.000 metros cuadrados que se unirá así al Salón de la Destreza Militar y al de la Gloria Literaria, donde se exhiben colecciones de pinturas, caligrafía y cerámica. Todo con tal de que los visitantes puedan explorar los rincones más secretos y misteriosos de la Ciudad Prohibida.
 
 
Fuente: ABC