Al final de la página o en siguiente encale está habilitado un acceso a la Base de datos de Objetos robados de la Guardia Civil e INTERPOL.

jueves, 17 de mayo de 2012

Egipto sufre una ola de saqueos y excavaciones ilegales sin precedentes


La situación política de Egipto ha propiciado que los ladrones estén depredando la herencia faraónica del país, informó Hamza Hendawi a la agencia AP. Las excavaciones ilegales cerca de antiguos templos y en los aislados yacimientos del desierto han aumentado durante los últimos 16 meses desde la revuelta popular que tumbó el régimen de Hosni Mubarak. El saqueo masivo se suma a una ola de robos el año pasado en depósitos arqueológicos, entre los que se encuentran los del Museo Egipcio de El Cairo.

Las autoridades de antigüedades, así como los arqueólogos, están luchando para evitar el contrabando. Su intención es la de mantener una estricta vigilancia sobre las casas de subastas europeas y americanas, con el fin de detectar posibles objetos robados. El comandante del Departamento de Turismo y Antigüedades de la Policía, el mayor general Hassan Abdel-Rahim, comenta que los delincuentes han llegado a ser tan confiados que están excavando en las zonas históricas, cerca de las pirámides de Giza y de los grandes templos de la ciudad de Luxor. Añade además que ya no es “un crimen motivado por la pobreza, sino la codicia pura” y que hay “gente instruida” que está involucrada.

Egipto es un país con más de 5.000 años de civilización enterrada bajo sus pies, lo que ha hecho de las excavaciones ilegales un problema durante mucho tiempo. Pero el vacío de seguridad reinante en el país ha fomentado la caza del tesoro. Desde la insurrección popular contra el gobierno de Mubarak, se han registrado 5.697 casos de excavaciones no autorizadas. Esto, según las cifras del Ministerio del Interior egipcio, supondría una multiplicación por 100 de los registros anteriores. Incluso se ha creado una Lista Roja con todo su patrimonio para evitar las ventas en el mercado ilegal.

Esto ha hecho que los delitos relacionados con estas prácticas también hayan aumentado. Se han encontrado 1.467 casos de comercio ilícito de antigüedades y 130 intentos de contrabando de antigüedades en el extranjero. Al menos 35 personas han muerto en incidentes relacionados con las excavaciones ilegales, incluidos los 10 enterrados vivos en la ciudad de Naga Hamadi en marzo, cuando el agujero que estaban realizando se hundió. También se dieron casos de asesinatos cuando los ladrones se disponían a traficar con la mercancía que habían extraído.

Los buscadores de tesoros suelen elegir lugares que se encuentren a las afueras de los principales yacimientos arqueológicos, con la esperanza de que puedan encontrar tesoros lejos de los principales focos. Otros deciden penetrar en zonas reservadas por el Consejo Supremo de Antigüedades para futuras investigaciones. El jefe de arqueólogos de la zona de Luxor, Mansour Bureik, afirma que hay pocas posibilidades de que los cazadores de tesoros encuentren las piezas de oro y las joyas que esperan hallar, puesto que estas sólo se encuentran en las tumbas de los faraones o de los aristócratas.

Esta teoría la desmiente Galal Mouawad, un arqueólogo en la zona de Giza, puesto que para él, cualquier parte del país tiene potencial para encontrar yacimientos valiosos: “Hasta que finalmente se establecieron a lo largo de las orillas del Nilo, los egipcios ocuparon todo el territorio del país. Se puede encontrar algo valioso en cualquier zona“.

La policía detuvo el mes pasado a dos hombres que se trasladaron a vivir justo detrás del templo de Khnum en Esna, con el fin de realizar excavaciones en sus casas. Las autoridades afirmaron que encontraron un agujero de 10 metros de profundidad bajo las casas con inscripciones jeroglíficas que datan de la dinastía Ptolemaica, así como antiguas vasijas de barro. Otro caso se dio en la ciudad de Aswan, donde los agentes tuvieron que detener a un empleado del gobierno que también había realizado agujeros similares. En total, la policía recolectó varias ollas de arcilla, una urna de incienso y varias tablas con representaciones pictóricas de la flor de loto.

Uno de los casos más sonados se produjo la noche del 28 de enero. Ese día, los ladrones irrumpieron en el Museo Egipcio, situado en el borde de la plaza Tahrir, que fue el epicentro de la insurrección contra el régimen y el escenario de algunos de los más sangrientos enfrentamientos entre los manifestantes y la policía de Mubarak. Los asaltantes saquearon todo lo que pudieron. En total se llevaron 51 piezas que estaban en exhibición, de las cuales 29 ya han sido recuperadas. Un manifestante de 16 años encontró una estatuilla del faraón Akenatón y la devolvió al museo. Según los expertos, de todo lo que fue sustraído aquella noche, la estatuilla era la pieza más valiosa.

Poco tiempo después, en febrero, fue capturado un hombre procedente de Jordania que pretendía pasar como contrabando hasta 3.753 objetos egipcios. Las autoridades requisaron todas las piezas, entre las que se encontraban 48 estatuillas del antiguo Egipto, monedas de la época romana y 45 piezas de joyería de la época islámica. A partir de aquí, se sucedieron gran cantidad de robos por todos los almacenes de antigüedades del país.

Uno de los robos más importantes se produjo en un almacén en la ciudad de Qantara Sinaí hace un año. Se estima que se extrajeron aproximadamente 800 objetos, a la vez que se dañaron otros tantos. El jefe de las antigüedades regionales, Mohammed Abdel-Maqsoud, explica que, en su mayoría, eran vasijas de barro, monedas de bronce y lanzas que se remontan a los tiempos faraónicos. Pero, como nota positiva, añade que han podido recuperar cerca de 300.

El académico de la Universidad de El Cairo, Ahmed Mustafa, explica: “Al final, es una cuestión de seguridad. Los robos de los almacenes tuvieron lugar en plena luz del día por los ladrones armados. Algunos fueron allanadas dos veces“. La seguridad se ha visto reforzada en los almacenes durante los últimos meses pero eso ha propiciado un aumento de las excavaciones ilegales.


Fuente: Red Historia