Al final de la página o en siguiente encale está habilitado un acceso a la Base de datos de Objetos robados de la Guardia Civil e INTERPOL.

jueves, 4 de diciembre de 2014

Guardia Civil intensifica su lucha contra los cazatesoros de arte sumergido


La Guardia Civil está intensificando su lucha contra la amenaza de las empresas cazatesoros que se dedican a la localización de pecios -barcos hundidos- que guardan un importante patrimonio histórico para extraer con métodos rápidos y sin ningún cuidado valiosas piezas del fondo del mar.
Una lucha que lleva a cabo en colaboración con el Archivo de Indias, como ha quedado hoy puesto de manifiesto en unas jornadas celebradas en Sevilla sobre patrimonio histórico organizadas por el grupo especializado en este área de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil.
Se trata del Seminario internacional de lucha operativa contra el tráfico ilícito de bienes culturales, de la que han debatido durante tres días investigadores especializados en esta materia de España, Estados Unidos (con las agencias FBI e ICE), Reino Unido, Bélgica, Holanda, Alemania, Francia, Italia, Rumanía, España y Portugal.
Preocupa especialmente a la Guardia Civil, ha dicho a Efe el teniente coronel jefe del Grupo de Patrimonio Histórico de la UCO, Jesús Gálvez, la actividad de las empresas cazatesoros que, como en el caso de Odissey, extraen los tesoros de los pecios con técnicas que, además, producen daños en las piezas.
Gálvez ha valorado la importante colaboración de las comunidades autónomas con la Guardia Civil al señalar la zona de su litoral donde puede localizarse un pecio.
A través del Sistema Integral de Vigilancia Exterior (SIVE), se han podido digitalizar esos puntos y, por ende, vigilarlos desde estos radares para evitar el expolio.
Los agentes del Grupo de Patrimonio Histórico de la UCO están llevando a cabo en la actualidad operaciones en la costa malagueña en esta materia.
El teniente coronel ha explicado que a estas empresas lo que les resulta más costoso es la localización de los barcos, ya que la extracción de las piezas la realizan con mangueras y en 24 horas espolean el pecio.
Por el contrario, cuando esa extracción se hace con metodología científica por parte de los técnicos especializados y de forma oficial, el coste es muy elevado dado el especial cuidado que se pone para sacar las piezas del agua en perfecto estado.
Ya fuera del patrimonio subacuático, durante las jornadas también se ha puesto de manifiesto que los países del Sur de Europa son los más afectados por el robo de obras de arte y que los principales mercados donde van a parar son sobre todo Estados Unidos, Reino Unido, Holanda, Bélgica y Alemania, así como Rumanía, aunque este país es más bien de paso.
Los representantes policiales han debatido sobre la problemática en las investigaciones internacionales y han llegado a la conclusión de que para agilizarlas es necesario un contacto directo entre los agentes especializados de los diferentes países.
Esto permite, según subraya Gálvez, agilizar la investigación y retener la obra de arte correspondiente que había sido robada mientras llega la comisión rogatoria o la comunicación de Interpol.
La Guardia Civil está empeñada en recuperar todas las obras de arte que han sido sustraídas en España, sobre todo en los años 70 y 80. Muchas de ellas sustraídas por Erik el Belga, autor del robo de más de 6.000 obras de arte sacro.

Fuente: El día