Al final de la página o en siguiente encale está habilitado un acceso a la Base de datos de Objetos robados de la Guardia Civil e INTERPOL.

lunes, 11 de agosto de 2014

Investigan el paradero de una cruz de bronce y una custodia sustraídas en León


  • Son los dos únicos delitos contra el patrimonio cultural por resolver


El perfil del ladrón de arte se puede corresponder con dos patrones. O bien un delincuente local que utiliza los recursos de valor que tiene al alcance con el propósito de obtener un dinero a cambio o bien el especialista que pone en su punto de mira un objetivo concreto para derivarlo a los mercados negros de compra y venta de arte. Pero también existe la figura del vecino celoso de los objetos patrimoniales o religiosos que, antes de dejar que se los lleven a museos u otros recintos para la exposición pública, lo esconden para evitar que se pierda una propiedad del pueblo.
Ésta última es una de las hipótesis que baraja el Equipo de Delitos contra el Patrimonio de la Guardia Civil de León con respecto a los dos casos de robos de patrimonio cultural que han ocurrido en los últimos cinco años y que quedan por esclarecer. Se trata de hurtos que se han llevado a cabo en las localidades leonesas de Olleros de Alba y de Carracedelo, donde en el mes de marzo del pasado año se denunció, respectivamente, la desaparición de una cruz procesional de bronce y de una custodia.
Entre 2010 y 2014, la Guardia Civil de León ha recibido tan sólo cuatro denuncias. Dos hechos delictivos han quedado ya resueltos, pero quedan pendientes esos otros dos. No obstante, en los últimos años se ha registrado un agudo descenso en los delitos contra el patrimonio cultural y religioso en la provincia de León, debido principalmente a la labor de retirada de los elementos de más valor para su ubicación en museos y en otros centros, que han llevado a cabo los obispados de León y de Astorga, así como la Junta de Castilla y León.

La cabeza de Marco Aurelio
“León es una provincia muy amplia y hay muchos sitios donde poder cometer un ilícito penal de este tipo pero, afortunadamente, en los últimos años sólo ha habido cuatro casos denunciados en la demarcación territorial de la Guardia Civil”, explica el sargento M.G.G., jefe del Equipo de Delitos contra el Patrimonio de la Guardia Civil de León. Sin embargo, en el último año, esta unidad se ha topado con dos sucesos de relevancia en cuanto al robo de patrimonio que son los dos de los cuatro acaecidos en estos últimos cinco años que ya se han resuelto.

Por un lado, el robo de la espadaña de la iglesia de Quintana del Marco del busto de Marco Aurelio, una pieza del siglo IV. Una vez que los vecinos percibieron que la escultura faltaba, se comprobó también que los ladrones se habían dejado en aquel lugar una cuerda de escalada y un mosquetón, elementos con los que escalaron para acceder a la cabeza. La investigación determinó desde el primer momento que se trataba de “gente de fuera de León que venía específicamente a buscar ese objeto”. La colaboración a nivel nacional entre unidades de la Guardia Civil puso en marcha la operación ‘Versus’ que, finalmente, halló en Andalucía la pieza cuando era transportada en el maletero de un vehículo.

Un arco decorando un restaurante
Fruto de esa investigación, la Guardia Civil pudo esclarecer otro robo, el de un arco de medio punto de entre los siglos XII y XIII, sustraído de un monasterio en ruinas en la localidad de Santa María de Nogales, que se encontraba decorando la entrada a un restaurante. El sargento explica que este tipo de piezas “suele bajar mucho el precio” cuando se inserta en el mercado negro y, en la mayor parte de las ocasiones, “suele acabar expuesto en colecciones privadas o particulares donde no tiene acceso el público en general”.

A pesar de que la incidencia de estos delitos se ha reducido considerablemente, la Guardia Civil considera que la provincia de León, por sus características, no se encuentra completamente protegida. La catalogación de las piezas patrimoniales para favorecer su identificación en caso de desaparición y la vigilancia son los factores para evitar el robo y la venta ilícita del legado histórico que pertenece a todos.

Fuente: El Norte de Castilla