Al final de la página o en siguiente encale está habilitado un acceso a la Base de datos de Objetos robados de la Guardia Civil e INTERPOL.

sábado, 21 de junio de 2014

Dos imputados por causar daños en el yacimiento de Guarrazar (Toledo)


La Guardia Civil ha imputado a R.M.A. y M.M.B., de 32 y 51 años de edad respectivamente, por un delito contra el patrimonio histórico cometido al ocasionar daños en el yacimiento arqueológico de Guarrazar, de la localidad de Guadamur. Así se recoge en un comunicado de la Delegación de Gobierno.
El pasado día 20 de mayo, agentes del Seprona de la Guardia Civil de Toledo observaron la realización de labores de acondicionamiento de un olivar plantado recientemente en una de las parcelas que conforman el yacimiento arqueológico de Guarrazar, sito en el término municipal de Guadamur, en cuya carta arqueológica está inventariada la parcela.
La Guardia Civil verificó  que varios sillares de una construcción visigoda habían sido arrancados de su ubicación original, amontonándolos en una zona próxima a una de las lindes de la parcela de la que habían sido extraídos.
El Seprona comunicó estos hechos al Ayuntamiento de Guadamur, promotor del yacimiento y a personal técnico adscrito al Servicio de Patrimonio de la Dirección General de Cultura, este último para que determinara el alcance de los daños producidos en el yacimiento y aquellos otros que pudieran haber afectado a zonas aún no excavadas. En este yacimiento, donde el siglo XIX apareció el afamado Tesoro de Guarrazar, se encontraba hace un año trazas de lo que podría ser un gran templo de la época visigoda.
La alcaldesa de Guadamur, Sagrario Gutiérrez, ha expresado su rechazo a este ataque a los restos. Aún así, ha expresado su disposición a que «se minimice la sanción» a los imputados, siempre y cuando se comprometan a no repetir esta conducta.
Nuevo ataque a un resto arqueológico en el término de Guadamur.
Este suceso recuerda a otro ocurrido el pasado mes de febrero también en Guadamur, en aquella ocasión en la paraje de Daramezas. Allí, unas labores de plantación de un viñedo supusieron perjuicios para los restos de una infraestructura hidráulica que puede estar vinculada a la antigua villa romana de El Lavadero, en Toledo capital. Esto supuso la imputación por el Seprona de tres personas por daños al Patrimonio.
La alcaldesa de Guadamur diferencia aquel caso del actual recordando que los responsables de la plantación acababan de comprar el terreno y no se les había informado de que era una zona con protección arqueológica. Además, ha recordado que los dueños del terreno han emprendido un proyecto de conservación de estos restos hidráulicos, sobre los cuales no se plantarán vides.
La regidora recuerda que los terrenos de interés histórico de su municipio están marcados en la carta arqueológica del POM, a disposición de cualquier propietario. Además, recuerda que la catalogación arqueológica de una parcela viene reflejado en actos administrativos como el cobro del IBI.