Al final de la página o en siguiente encale está habilitado un acceso a la Base de datos de Objetos robados de la Guardia Civil e INTERPOL.

lunes, 3 de marzo de 2014

Los verdaderos 'monuments men' de la Guardia Civil


  • El grupo está compuesto por una veintena de agentes especializados

  • Opera en toda España con ayuda de la escala de intervención de la Benemérita

  • Han recuperado tapices, bustos romanos, documentos y otras piezas de gran valor

  • En Andalucía es más habitual el expolio arqueológico; en el Norte, el robo en iglesias


El capitán Javier Morales no ha tenido aún tiempo de ver 'Monuments men', la película producida por George Clooney que relata las peripecias de un insólito batallón del Ejército de los Estados Unidos al que el presidente Roosevelt encargó la tarea de avanzar con las topas para recuperar las obras de arte que los nazis habían robado en museos y colecciones particulares europeas durante los años de la II Guerra Mundial.
Cuando lo haga, es probable que en las andanzas de Matt Damon, Bill Murray y el propio Clooney vea reflejado algo de la esencia de su trabajo y del de los otros veinte agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil que componen el grupo de Patrimonio Histórico. En la vida real no hay, afortunadamente, carros de combate ni ametralladoras, pero los protagonistas de sus hazañas vienen a ser los mismos: ladrones y obras de arte.
La veintena de miembros del grupo de Patrimonio Histórico de la UCO son los responsables de algunas de las operaciones más brillantes desarrolladas en este ámbito en España en los últimos años. Intervinieron en la recuperación del tesoro del Odyssey y en muchas otras operaciones menos conocidas pero también culminadas con éxito. El número de agentes es escaso, sobre todo en comparación con el ingente volumen del patrimonio histórico español, pero no trabajan solos: se apoyan en toda la escala de intervención de la Benemérita, empezando por los cuarteles situados en las zonas rurales, precisamente donde son más necesarios por la desprotección que allí padecen los bienes patrimoniales.
Para ser miembro del grupo, el requisito básico es disponer de la especialidad de Policía Judicial pero en el proceso de selección se tienen en cuenta estudios y conocimientos sobre Historia del Arte, Biblioteconomía y Restauración. Sus componentes se someten, además, a una formación continua en estas materias. El alto grado de especialización de su trabajo así lo exige.
Cabeza de Marco Aurelio (siglo IV), recuperada en la operación Versus.
La estructura habitual en este tipo de delitos tiene tres escalas. En la base están los autores materiales de los robos, pequeños delincuentes que conocen las zonas donde existen yacimientos arqueológicos, iglesias, palacetes o caseríos con escasas medidas de seguridad, habitualmente en el campo o poblaciones con escaso número de habitantes. Por encima de ellos suele haber unintermediario, con frecuencia una persona conocedora del patrimonio artístico y de su valor comercial, que es el que más rendimiento económico obtiene de la operación. En la cúpside se sitúa el coleccionista, con el perfil de una persona adinerada que acumula obras de arte por el puro gusto de poseerlas.
El capitán Morales no ha visto aún 'Monuments men', pero ha visto 'El caso Thomas Crown'. «Thomas Crown, el millonario ladrón de guante blanco que prepara el golpe y roba personalmente no existe», asegura.
En ocasiones, el robo y comercio de piezas artísticas se produce en paralelo a otros delitos. «Se dan casos de delitos conectados, por ejemplo el blanqueo de dinero o el pago de operaciones de narcotráfico con obras de arte procedentes del robo, pero no es lo más habitual», explica el capitán Morales. Los delincuentes también tienen su especialización: «El que se dedica al robo, no falsifica; y el que falsifica, no hace contrabando», asegura el jefe del grupo.
El delito más frecuente en Andalucía es el expolio arqueológico, hasta el punto de que existen grupos organizados que se desplazan a comunidades del Norte de España -«donde hay pueblos en los que hay más bienes que habitantes»- en viajes de cuatro o cinco días para saquear yacimientos o robar piezas artísticas. Las particulares condiciones geográficas e históricas de la Bahía de Cádiz y las costas de Huelva y Málaga las hacen, además, lugar propicio para el expolio subacuático.
Un ambicioso plan de defensa del patrimonio histórico español, en el que participan las comunidades autónomas y las fuerzas de seguridad, ha permitido dar los primeros pasos para una política preventiva. El plan parte de un gigantesco inventario de bienes cuya protección particularizada se encarga a agentes de los diferentes cuerpos. El proceso será lento, pero ya está dando resultados

Las actuaciones más significativas

Operación Gaudeamus
A primeros de este mes, la Guardia Civil detuvo al presunto autor del robo de libros y otros documentos bibliográficos fechados entre los años 1593 y 1808, de gran valor histórico, que habían sido sustraídos en la década de los 80 en los archivos del seminario de San Gaudioso, en Tarazona (Zaragoza). El ladrón, onubense de 54 años, había sido profesor en dicho centro y, por personas interpuestas, intentó venderlos en 2013 al Museo de Huelva.
Operación Circinus
Se desarrolló en septiembre pasado en Girona, Barcelona e Islas Baleares, y condujo a la detención de diez personas como presuntos integrantes de una red dedicada al expolio arqueológico submarino. Durante la operación se intervinieron ánforas, platos, vasijas, jarras, un compás de navegación y otras piezas arqueológicas. Los integrantes de la red, que utilizaban dos embarcaciones de 18 y 24 metros de eslora, obtenían la información de los pecios a través de pescadores de la zona.
Operación Telar
El tapiz 'La Virgen con San Vicente entre San Ramón y San Valero' fue robado en 1979 de la antigua Catedral de Roda de Isábena (Huesca). Se recuperó en abril del año pasado, después de que una investigadora de Lleida, Carmen Berlabé, avisara en 2010 a la Guardia Civil al conocer que la pieza se ofrecía a la venta en una feria internacional de arte en Bélgica. Desde el robo, el tapiz había pasado por Bélgica, Alemania, Italia, Francia y, finalmente, Estados Unidos.
Operación Versus
Se recuperó una cabeza de mármol del emperador Marco Aurelio (siglo IV) que había sido robada de la torre de la iglesia de Quintana del Marco (León) por un grupo de seis personas procedentes de Alcolea del Río (Sevilla). Los ladrones accedieron al campanario por un tejado y se descolgaron con ayuda de útiles de escalada, aprovechando la escasa presencia de vecinos en el pueblo. Fueron detenidos cuando intentaban vender el busto, para lo que habían contactado con posibles interesados.
Operación Sagún
Desarrollada entre Granada y Madrid en noviembre de 2011, llevó a la detención de cuatro personas y la imputación de otras cuatro por los presuntos delitos de estafa, contra la propiedad intelectual y blanqueo de capitales, por la falsificación de obras de autores de la generación del 27. Se intervinieron diecinueve pinturas y dibujos falsificados y atribuidos a Federico García Lorca, Manuel Ángeles Ortiz e Ismael de la Serna. Entre los implicados estaban anticuarios, coleccionistas y marchantes.

Fuente: El Mundo