Al final de la página o en siguiente encale está habilitado un acceso a la Base de datos de Objetos robados de la Guardia Civil e INTERPOL.

sábado, 27 de julio de 2013

Tres de los siete cuadros robados en el Kundsthal fueron quemados


Las cenizas confirman la destrucción de tres de los lienzos de Picasso, Monet, Gauguin y Matisse del museo holandés.


La fiscalía de Rumanía ha declarado prisión preventiva para Dogaru Radu, Eugen Darie, Mihai Alexandru Dogaru Bitu y Olga Dogaru, por el robo de siete pinturas del Museo Kunsthal el año pasado en Rotterdam, según un comunicado de prensa del Departamento de de Investigación de la Delincuencia Organizada y el Terrorismo (DIOCT).
Los expertos rumanos que investigan el robo de arte más importante de los últimos años, cuyos daños se estiman en 18 millones de euros, creen que tres de los siete lienzos robados el año pasado del museo de arte contemporáneo holandés Kunsthal, entre los que hay dos Monet y un Picasso, han sido quemados. Así lo ha confirmado hoy el jefe de la investigación Gheorghe Niculescu.
Tras examinar las cenizas encontradas en el domicilio de Olga Dogaru, madre del sospechoso de liderar el delito en 2012, que la semana pasada se confesó culpalbe de quemar las obras para proteger a su hijo y hoy se declaró inocente en el juicio, el jefe del Centro Nacional de Investigación de Sustancias Químicas Gheorghe Niculescu ve «evidencias de que tres de los cuadros fueron destruidos con fuego».
Sin embargo, Niculescu desconoce cuáles son los lienzos desaparecidos, y no explicó cómo sabe que los restos de las cenizas proceden de los cuadros robados en el museo Kunsthal de Rotterdam el pasado octubre.
Entre las obras robadas, valoradas en decenas de millones de euros, hay piezas de Picasso, Monet, Matisse, Gauguin, Lucien Freud y Meyer de Haan. Cuando la policía detuvo este año a varios miembros de una banda sospechosos del robo, Olga Dogaru aseguró a la fiscalía que ella había quemado las obras para eliminar cualquier prueba que incriminase a su hijo. Los fiscales quisieron verificar el testimonio, y no llegaron a ninguna conclusión hasta las declaraciones de hoy de Nicolaescu.

La clave, los clavos

El investigador explicó que los restos de los clavos que fijaron los lienzos a sus marcos, recuperados de la casa de Dogaru, han sido una evidencia crucial. «Su forma y los metales de los que están hechos nos facilitaron conclusiones», dijo. Para ello emplearon microscopios ópticos y rayos X. El equipo de investigadores contrastó sus pesquisas con expertos del Museo Nacional de Arte de Rumanía, y «no hay duda».
Las obras robadas son: «Cabeza de arlequín» (1971), de Picasso, «La Lectora en Blanco y Negro» (1919) de Henri Matisse, «El Puente Waterloo de Londres» «El Puente Charing Cross» de Londres» (1901), de Claude Monet, y «Mujer delante de una ventana abierta, llamada la novia» (1888) de Paul Gauguin.«Autorretrato», de Meyer de Haan y «Mujer con los ojos cerrados», de Lucian Freud.

Fuente: ABC