Al final de la página o en siguiente encale está habilitado un acceso a la Base de datos de Objetos robados de la Guardia Civil e INTERPOL.

jueves, 10 de enero de 2013

Denuncian un intento de agresión a un arqueólogo y daños en el Fuerte de Barajoz



El mismo trabajador ya recibió una pedrada en la cabeza hace unas semanas. Los vándalos han causado destrozos el fin de semana y el martes se volvieron a repetir.


En poco más de un mes, los arqueólogos que trabajan en las excavaciones del Fuerte de San Cristóbal han presentado tres denuncias ante la Policía Nacional por agresiones y daños al patrimonio. Ayer se presentó la última tras descubrir que de nuevo los vándalos habían causado algunos destrozos y el día antes ya se había denunciado un intento de agresión a uno de los arqueólogos, al que arrojaron una piedra, y daños en los restos que han aparecido. Este mismo trabajador ya recibió una pedrada en la cabeza antes de Navidad que lo llegó a dejar inconsciente, hecho que también se puso en conocimiento de la policía.

Según explicó Fernando Valdés, asesor científico del proyecto arqueológico, los destrozos han afectado a la zona interior de la excavación, donde se ha causado daños a una conducción de teja de los siglos XVII o XVIII, se han roto los perfiles y arrancado las estacas de topografía. Ayer por la tarde, los arqueólogos volvieron a encontrar a varios jóvenes escarbando en los perfiles, por lo que se avisó a la Policía Nacional, que acudió de inmediato e identificó a estas personas, que habían accedido a una zona acotada a la que se prohíbe de forma expresa el paso a cualquier persona ajena a los trabajos. Los destrozos, además, obligan a paralizar las catas hasta devolver el orden a la excavación, lo que retrasa los trabajos arqueológicos.

Por su parte, el ayuntamiento señaló que los daños ocasionados por los vándalos se reducen a la rotura de una vieja tubería de fibrocemento en desuso y a varias tejas halladas en las prospecciones. El consistorio admitió que en este tipo de trabajos al aire libre existe el riesgo de que ocurran esta clase de ataques, por lo que ha pedido a la policía que aumente las rondas al Fuerte para intentar evitar que se repitan.

Valdés subrayó que, si bien los restos hallados no son de gran valor, cualquier destrozo ocasiona que "se pierdan datos arqueológicos", aunque reconoció que lo que más les preocupa es la integridad física de los arqueólogos y operarios que están llevando a cabo las excavaciones. En este sentido, aseguró que temen llegue a suceder algún incidente grave, a pesar de que --recalcó-- la Policía Nacional está "haciendo bien su trabajo".