Al final de la página o en siguiente encale está habilitado un acceso a la Base de datos de Objetos robados de la Guardia Civil e INTERPOL.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Exposición de arte falsificado en la Escuela de Policía de Ávila


Sería una exposición magnífica, de visita imprescindible, capaz de quitar el hipo a cualquier amante del arte por su significación y su capacidad para resumir destacados aspectos simbólicos y prácticos de un mundo ya extinguido... si no fuese porque todas las piezas que la componen son cuidadas falsificaciones de piezas  del arte precolombino, incautadas por la Brigada del Patrimonio Histórico del Cuerpo Nacional de Policía (la misma que hace unos meses recuperó el Códice Calixtino sustraído de la catedral de Compostela) en la operación Chavín, llevada a cabo en 2008.

Pero esta exposición que acaba de montarse en el hall de la Escuela de Policía de Ávila, capaz a pesar de todo de sorprender y cautivar la atención de quien la contemple, tiene una buena razón de ser. Ha sido organizada por la propia Escuela de Policía, a instancias de su director, Marceliano Gutiérrez, y con la implicación directa de Santos Lázaro, inspector jefe responsable del Museo de la Escuela, como atractivo complemento al congreso de Protecturi que se celebrará en el centro de formación los días 30 de noviembre y 1 de diciembre, dedicado a hablar de la protección del patrimonio, con el objetivo de mostrar la labor que lleva a cabo la Policía para luchar contra un mercado internacional «muy grande y muy especializado» que mueve miles de piezas  de reciente creación haciéndolas pasar por reliquias de culturas milenarias.

Esa exposición, que ha sido montada con la vista puesta en que se mantenga después de la clausura del congreso de Protecturi (y que posiblemente podría abrirse a visitas didácticas), reúne 237 de las más de 700 piezas incautadas en la operación Chavín, obras realizadas en piedra, madera, metal y textil que han tomado la forma de vasijas, adornos, armas, ropas y variadas celebraciones del erotismo, todo ello tratado, con mayor o menor fortuna, para impostar una antigüedad inexistente, lo que no impide que algunas de ellas hubiesen llegado a alcanzar en el mercado negro un valor de hasta 12.000 euros.


Fuente: El Diario de Ávila