Al final de la página o en siguiente encale está habilitado un acceso a la Base de datos de Objetos robados de la Guardia Civil e INTERPOL.

martes, 3 de julio de 2012

Alerta roja pesa sobre Honduras por saqueo de arte religioso

La riqueza cultural del país es sustraída impunemente por traficantes extranjeros, la Policía Internacional (Interpol) de Francia mantiene una alerta roja sobre Honduras como uno de los países más saqueado en su arte religioso y cultural. En los últimos años han aparecido piezas robadas en Guatemala, México y Estados Unidos.

La iglesia de San Antonio de Oriente ha sido
una de las más saqueadas en Francisco Morazán

La “Lista Roja”, disponible en cuatro idiomas por Interpol, incluye objetos de México, Belice, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá, los cuales tienen alto valor arqueológico e histórico, se indica en publicaciones periodísticas de México y confirmadas por Interpol en Honduras.

La Lista Roja, que ya fue presentada en México y en Honduras, contiene fotos e información de 110 objetos arqueológicos precolombinos de oro, jade, hueso, conchas, cerámica y piedra, así como otros de la época colonial y republicana como pinturas, esculturas, documentos y objetos de plata y oro, especialmente religiosos.

Estos objetos se encuentran en museos o iglesias y son “susceptibles” a robo o tráfico, se indicó. De acuerdo con funcionarios costarricenses y mexicanos, es primordial que los países del área intercambien información sobre objetos arqueológicos por medio de sus policías y aduanas, a lo que la lista roja viene a servir como un instrumento para la identificación de piezas.

Cuando ocurre un robo es importante que la información sea transmitida a la Policía y hasta a otros países, porque en pocas horas los objetos salen y se necesita que las policías y aduanas tengan la información para poder incautar los objetos, recomendaron los funcionarios.

En tanto, las autoridades hondureñas confirmaron que el tráfico internacional de piezas arqueológicas y arte religioso se mantiene en el país a pesar que el Ministerio Público ha recuperado una serie de objetos que han estado en poder de falsos coleccionistas y de delincuentes que se dedican a esta actividad.

Según informes del Ministerio Público, en los últimos meses se reportaron varios robos de objetos religiosos en las iglesias católicas de Taulabé, Comayagua, Candelaria, Lempira y Santa Bárbara, Curarén en el sur y Pimienta, Cortés, entre otras.

Honduras es rica en historia religiosa y sitios arqueológicos por lo que llama la atención de los coleccionistas internacionales y traficantes los cuales llegan al país en búsqueda de piezas o arte religioso para después venderlas por millones de dólares en Europa y Estados Unidos.


Los traficantes se las ingenian para sacarlas del país, lo hacen a través de puntos no vigilados en las fronteras bien con El Salvador o Guatemala. En la actualidad las autoridades hondureñas reclaman piezas de arte religioso hondureño que fueron hallados en manos de una banda que operaba entre Honduras y Guatemala, según la Fiscalía.

Recientemente en los Estados Unidos las autoridades de aquel país hicieron un decomiso importante cuando estaba siendo trasladado un lote de piezas arqueológicas hacia la ciudad de Oahio y se le sigue un proceso penal en los tribunales de la República a las personas vinculadas con este tráfico.

En tanto, en México en el 2007 se reportó a las autoridades de ese país la pérdida de un pectoral de jade que había sido prestado por autoridades hondureñas para una exposición en el centro histórico del Distrito Federal.

Aunque la pieza estaba protegida con un seguro en dólares este no cubre el costo cultural que representa para el pueblo hondureño, porque pertenecía a la cultura maya, se indicó. En México, Interpol detuvo en Monterrey a un arqueólogo y coleccionista acusado de formar parte de una red de traficantes de piezas que operaba en ese país, además en Guatemala, El Salvador, Honduras y Belice.

A un coleccionista casado presuntamente con una hondureña, se le decomisó una serie de piezas y se dijo era sospechoso de haberse robado el pectoral de jade, procedente de Copán, sustraído en julio del 2007 del Museo de San Ildefonso, en la Ciudad de México.

En el operativo fueron recuperadas 96 piezas arqueológicas de la cultura maya que eran comercializadas en forma ilícita, pero no se encontró el pectoral facilitado por Honduras para la exposición “Los Mayas en el Museo de San Ildefonso”, se informó.

Cada uno de los objetos decomisados pretendía ser vendido en el mercado negro de Estados Unidos y Europa por cantidades que iban de los 5 mil hasta 80 mil dólares.

Se han robado más de 200 piezas religiosas. La Fiscalía de Etnias y Patrimonio Cultural conoce de todos los delitos que se cometen contra el patrimonio cultural, actualmente investiga y ha presentado ante los tribunales varios casos, entre los que figuran robos cometidos en iglesias, hurtos y daños a inmuebles que forman parte del patrimonio cultural y a sitios arqueológicos.


Desde el 2010 a la fecha la Fiscalía registra 101 denuncias de delitos cometidos contra el patrimonio cultural; robos, hurtos y daños. La mayoría de los casos han sido presentados ante los tribunales de la República, pero con mayor énfasis en la ciudad de Gracias, Lempira, Copán, Comayagua y Distrito Central, sin embargo los procesos son lentos.

En la actualidad se judicializa el robo de más de 200 piezas y arte religioso cometidos a muchos templos de la Iglesia Católica desde hace varios años en las zonas de oriente y el centro del país.
Se informó que se han cometido daños arqueológicos en Copán, específicamente en sepulturas mayas y en el sitio denominado Petatía.

“En la actualidad la mayor cantidad de delitos que se están cometiendo de acuerdo a las denuncias son daños y algunos robos y hurtos, pero como dependemos de las denuncias, en apariencia el tráfico ha disminuido, sin embargo, creo que debemos hacer más conciencia en la sociedad de que denuncie estos hechos, manifestó la fiscal de etnias y patrimonio cultural Janny del Cid.

“Probablemente la mayoría de las cosas que son sacadas del territorio nacional y transportadas a otros países no están siendo reportadas a las autoridades y están saliendo por puntos ciegos de las fronteras, entonces nosotros en este sentido hemos organizado una comisión nacional contra el tráfico ilícito de bienes culturales, de la que son parte varias dependencias; entre ellas el Instituto Hondureño de Antropología e Historia, las Secretarías de Relaciones Exteriores y Defensa y la Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI)”, apuntó la fiscal.
La Fiscalía de Etnias y Patrimonio Cultural apenas cuenta con dos agentes investigadores, entonces se está coordinando para que las autoridades regionales de la Policía Preventiva y Policía de Investigación una vez que reciban la denuncia de robo, hurto o daño procedan a realizar las diligencias preliminares de investigación para que no haya impunidad y en consecuencia mora judicial, agregó la fiscal.


Fuente: La Tribuna