Al final de la página o en siguiente encale está habilitado un acceso a la Base de datos de Objetos robados de la Guardia Civil e INTERPOL.

viernes, 22 de junio de 2012

La Unesco considera urgente aplicar la convención contra el tráfico de arte


El presidente de la segunda reunión de los países adheridos a la Convención de la Unesco contra el Tráfico ilícito de bienes culturales, el embajador mexicano Carlos de Icaza, alertó hoy sobre la "urgente tarea" de dar con un mecanismo que permita al fin "aplicar" dicha convención, adoptada en 1970.

Es "sorprendente e inadmisible" que un instrumento jurídico de tal importancia, que ha sido ratificado por 122 estados, no cuente aún con "un mecanismo de seguimiento y órganos rectores propios", a diferencia de "las otras cinco convenciones del sector de Cultura" de la Unesco, subrayó.

El embajador de la delegación de México ante la Unesco, que hoy fue elegido para presidir la reunión, resaltó, asimismo, que hasta este miércoles los estados que ya ratificaron ese primer instrumento jurídico multilateral y vinculante en la lucha contra el tráfico ilícito de bienes culturales "sólo se han reunido un día, el 15 de octubre de 2003".

"Esta es apenas la segunda ocasión en que tenemos la ocasión de debatir sobre el futuro y la implementación de la Convención" de 1970, recalcó De Icaza en su discurso ante los asistentes a este encuentro, que concluirá mañana en la sede de la Unesco en París.

En un comunicado, la embajada de México ante la Unesco destacó, por su parte, que más de 40 años después de la adopción de dicha convención, los estados adheridos a ella "han reconocido que la normativa contenida en ésta no es suficiente y debe ser reforzada".

Según esta nota, la lucha eficaz contra el tráfico ilícito de bienes culturales y su restitución a sus países de origen, "esencialmente en lo que se refiere a bienes provenientes de excavaciones ilícitas y pillajes de sitios arqueológicos", pasa por esta actualización.

Otros países, como por ejemplo Perú, consideran sin embargo que al menos para empezar bastaría con que se pudiese empezar a aplicar esta convención, algo que de momento no ha sido posible.

En su discurso, el presidente celebró la importancia histórica de este pacto, que entró en vigor en 1972 y que sintetiza el compromiso por establecer "un mecanismo de cooperación interestatal con efectos universales".

Aunque consideró que se han realizado esfuerzos "importantes" en la materia desde entonces, recordó que también crecieron en sofisticación "los métodos de las redes delictivas que trafican con el patrimonio de nuestros pueblos".

Agregó, asimismo, que la responsabilidad de la lucha contra el tráfico ilícito de obras de arte es de "todos": no sólo de organizaciones internacionales y estados, sino también de museos nacionales, actores del mercado de arte y del público.

De Icaza invitó a los países firmantes a estudiar los documentos preparados por la Secretaría de la Unesco en busca de "mecanismos de seguimiento y de gobernanza de la Convención" y prometió "apoyar la conciliación" para encontrar uno que evite que tengan que pasar 40 años más antes de que las partes vuelvan a reunirse.


Fuente: lainformacion.com