Al final de la página o en siguiente encale está habilitado un acceso a la Base de datos de Objetos robados de la Guardia Civil e INTERPOL.

lunes, 30 de abril de 2012

Roban restos de uno de los primeros humanos de América


Uno de los primeros humanos que habitó América ha sido robado y los arqueólogos lo quieren de vuelta. El esqueleto, que tiene probablemente 10.000 años, ha desaparecido de un cenote, un depósito de agua subterráneo, en la Península de Yucatán en México.
En respuesta, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en la ciudad de México ha colgado carteles de ‘se busca’ en supermercados, panaderías y tiendas de buceo alrededor de la cercana ciudad de Tulum. Están considerando también tomar acciones legales para recuperar los restos.

Cenote donde se encontró el esqueleto

Los huesos desaparecidos pertenecen al esqueleto llamado Joven de Chan Hol II, descubierto en 2010. En el cenote en el que se encontró se había descubierto en 2006 otro esqueleto de 10.000 años de antigüedad, el Joven de Chan Hol.

El primer descubrimiento tiene características anatómicas que sugieren un pasado común con los indonesios y los asiáticos del sur. Otros esqueletos encontrados en cenotes del área con características similares podrían ser de hace unos 14.000 años. Estos descubrimientos implican que no todos los primeros americanos fueron del norte de Asia. Esto ofrece un nuevo empujón a la idea de que los Clovis cruzaron el antiguo puente de tierra entre Siberia y Alaska y fueron los primeros en colonizar América. La cultura Clovis data de hace unos 13.000 años.

Ambos esqueletos fueron enterrados en un momento en el que el nivel del mar era mucho menor al de hoy en día y el cenote, ahora a 8 metros bajo el agua, estaba seco. Los arqueólogos han encontrado también restos de elefantes, perezosos gigantes y otros animales en cuevas, que indican lo que comieron los antiguos humanos.

Los investigadores del INAH han tenido conocimiento del progresivo robo de especímenes de los cenotes, pero carecen de recursos para proteger los cientos de sitios que abundan en la península.


Fuente: Red Historia