Al final de la página o en siguiente encale está habilitado un acceso a la Base de datos de Objetos robados de la Guardia Civil e INTERPOL.

lunes, 15 de abril de 2013

La Guardia Civil efectúa 1428 servicios en Cordoba para prevenir expolios en yacimientos arqueológicos


La Guardia Civil dentro del marco de los servicios establecidos en aplicación del “Plan especial para la defensa del Patrimonio Histórico Español”, que tiene activado de forma permanente e ininterrumpidamente en la provincia de Córdoba, dentro del cual se combinan procedimientos operativos preventivos con los de investigación, en aras a evitar cualquier expolio o sustracción de dicho patrimonio, además de identificar, denunciar y detener a aquellas personas que cometan cualquier ilícito contra este tipo de bienes de dominio público.  

Se han formulado 24 denuncias administrativas por la búsqueda de restos arqueológicos, auxiliándose para ello de de detectores de metales 



En cumplimiento a lo establecido en dicho Plan, la benemérita ha efectuado desde enero del pasado año 2012 más de 1420 servicios, fundamentalmente dirigidos a la vigilancia de yacimientos arqueológicos para tratar de evitar que sean dañados u objeto de expolio, y en este sentido ha formulado 24 denuncias por la comisión de infracciones administrativas por la búsqueda de restos arqueológicos en yacimientos, auxiliándose para ello de un detector de metales.  

En lo que a infracciones penales se refiere, 5 personas han sido detenidas e imputadas por la comisión de otros tantos delitos contra el Patrimonio Histórico.

El último de estos servicios se llevó a efecto el pasado día 7 de abril, tras tener conocimiento efectivos de la Patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA) de Baena, que una persona de aquella localidad, ofrecía en venta en una página de INTERNET, una pieza arqueológica de gran valor. Ante ello, los Guardias Civiles pusieron los hechos en conocimiento de la Autoridad Judicial y de la Delegación Territorial de la Conserjería de Cultura, para tras ello concertar una entrevista con el supuesto vendedor de la pieza arqueológica.

Tras entrevistarse con el vendedor, los agentes de la benemérita comprobaron que se  trataba de una pieza arquitectónica, capitel labrado, realizada en piedra caliza de difícil adscripción cultural si bien parece, por su volumetría, pertenecer a un edificio público (religioso o civil), de época romana.

Este tipo de piezas arqueológicas gozan de una protección genérica, otorgada tanto por la Ley 16/85, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español (art. 1.2) como por la Ley 14/2007, de 26 de noviembre, de Patrimonio Histórico de Andalucía (art. 2). 

Ante ello, la benemérita procedió a la imputación del vendedor, que resultó ser un vecino de Nueva Carteya de 25 años de edad, como supuesto autor de sendos delitos, uno de ellos contra el patrimonio histórico y otro de apropiación indebida.

La extracción de una pieza de su entorno inmediato, aunque no se hubiese realizado excavación, ya de por si supone unos daños irreversibles al Patrimonio Histórico, toda vez que con ello el expoliador destruye el contexto histórico donde se localizó la pieza, y privan a los expertos de una importante información, al desconocer el lugar exacto del hallazgo, su relación con otros materiales, etc.

La Guardia Civil recuerda la obligación de poner en conocimiento de la delegación provincial de Cultura o Ayuntamiento respectivo el hallazgo de cualquier pieza arqueológica, estando totalmente prohibida su retirada, la alteración del lugar y su apropiación y su comercialización. Asimismo, la Guardia Civil recuerda que está totalmente prohibido la utilización de detectores de metales para la búsqueda de piezas de interés arqueológico, entre las que destacan monedas, fíbulas, botones, dedales, piezas de orfebrería y ornamentación, etc.


Fuente: Cabrainformación