Al final de la página o en siguiente encale está habilitado un acceso a la Base de datos de Objetos robados de la Guardia Civil e INTERPOL.

martes, 26 de febrero de 2013

Se busca al dueño de un San Sebastián del siglo XVI




Casi desnudo, con las manos atadas al tronco de un árbol y ofreciendo su torso a las saetas del verdugo. No puede ser otro que San Sebastián. Aunque ha perdido sus brazos, la cabeza la tiene separada del tronco y la nariz está fracturada. La imagen que ha encontrado la Guardia Civil de Cantabria en el maletero de un coche es sin duda la del santo nacido en el siglo tercero después de Cristo y tantas veces representado. Se calcula que la imagen religiosa fue tallada en el siglo XVI, un San Sebastián de gran valor cuya procedencia se ignora todavía, de manera que se ha abierto una investigación para dar con sus legítimos dueños.
La imagen fue localizada por una patrulla de Seguridad Ciudadana del Puesto de Santoña el pasado 22 de enero, cuando los agentes interceptaron un vehículo que les resultó «sospechoso» en la salida de la A-8 hacia Laredo-Tarrueza. En la inspección del coche localizaron en el maletero al santo con la cabeza separada del cuerpo.
El conductor del coche no pudo acreditar la legal procedencia de la talla, y tampoco lo hizo otro hombre que, al parecer, se la entregó a él, así que ambos han sido imputados como presuntos autores de un delito de apropiación indebida.
Posteriormente, se pudo determinar que la imagen data de principios del siglo XVI, que es de estilo hispano-barroco, de buena factura y que procede de algún taller burgalés de primera fila, como se aprecia en la calidad de su talla, sobre todo de la cabeza y la anatomía del pecho, así como en la policromía del paño de castidad.
Difícil misión
Desde entonces, las gestiones del grupo de delitos contra el patrimonio de la Guardia Civil no han cesado para dar con su procedencia. Se han establecido contactos con el delegado de Patrimonio Diocesano del Obispado de Santander, el director del Museo Diocesano y distintas iglesias, sin que de momento haya aparecido su legítimo dueño. La tarea no será fácil, pues los expertos consultados por la Guardia civil piensan que pudiera tratarse de una imagen que no ha estado expuesta al culto.
Se sospecha que pudiera proceder de la zona oriental de Cantabria, aunque «no se descartan otras hipótesis» y las pesquisas se extienden ya en el ámbito de toda España, según fuentes del instituto armado.
La Guardia Civil pide a cualquier persona que reconozca la imagen o pueda aportar algún dato sobre su ubicación, lo comunique a la unidad orgánica de Policía Judicial, en el teléfono 942 32 14 00, con la extensión 2316, o bien que lo ponga en conocimiento de los agentes de cualquier puesto de la Guardia Civil.