Al final de la página o en siguiente encale está habilitado un acceso a la Base de datos de Objetos robados de la Guardia Civil e INTERPOL.

jueves, 16 de agosto de 2012

Centro de videovigilancia en 14 templos de Cholula (Méxcio) frena el robo de arte sacro


A año y medio de su creación, el Centro de Monitoreo de la Dirección de Seguridad Pública Municipal de San Pedro Cholula, que opera las 24 horas de los 365 días del año, frenó el robo de arte sacro en las 14 principales iglesias de la localidad, a través de la vigilancia que realizan 28 cámaras de video.

Lo anterior fue declarado por el encargado de despacho de la Secretaría de Seguridad Pública, Isidro Tecayehuatl Valdés.

El último robo de arte sacro que se efectuó en Cholula fue en el mes de mayo de 2010, cuando desaparecieron cinco esculturas de santos del templo de San Gregorio Zacapechpan, sin que se pudiera dar con los responsables.

En una visita a dicho centro, a cargo del oficial José Alberto Tlapapal Ruiz, se constató la operatividad de las 28 cámaras fijas, instaladas en los templos católicos, que datan del siglo XVI al XVIII.

Sin embargo, llamó la atención que los aparatos instalados en el Santuario Guadalupe y el Convento San Gabriel, para monitorear las actividades en su interior, no están funcionando, debido a una falla técnica de la torre que emite la señal.

Tecayehuatl Valdés destacó que en total fueron instaladas 35 cámaras de video, siete cámaras más que vigilan los “focos rojos” y los espacios públicos más concurridos del municipio y de sus juntas auxiliares.

No obstante, consideró que en el municipio necesita de 10 cámaras más, para reforzar la seguridad en algunos puntos estratégicos.

En tanto, señaló, se cubren los espacios más importantes, como el Parque Soria, la Pirámide de Cholula y el centro de la localidad, con el objetivo de disminuir los actos delictivos y vandálicos en las comunidades.

Por su parte, José Alberto Tlapapal Ruiz aclaró que sólo tres templos no cuentan con videovigilancia, y esto se debe, como en el caso de la comunidad de Tlatempan, que los mayordomos no autorizaron la colocación de las cámaras, por contravenir a sus usos y costumbres.

Mencionó que la mayoría de las iglesias, sobre todo las más grandes y visitadas, son las que cuentan con esta red de seguridad, para evitar el robo de sus esculturas y lienzos.

Por lo tanto, expuso que se trabaja de forma coordinada con los mayordomos y pobladores encargados de la vigilancia de los templos religiosos, con el fin de redoblar las acciones de seguridad en estos inmuebles.

“Por medio de las cámaras hemos detectado riñas, robos de autopartes, accidentes, personas que se drogan, y sospechosos de toda índole, por lo que procedemos de inmediatamente a reforzar el área”, destacó Tlapapal Ruiz.


Fuente: La Jornada de Oriente