Al final de la página o en siguiente encale está habilitado un acceso a la Base de datos de Objetos robados de la Guardia Civil e INTERPOL.

jueves, 7 de junio de 2012

Archivan la causa contra el exedil de Urbanismo por expolio


El Juzgado de Instrucción número 4 de Córdoba ha acordado el sobreseimiento provisional de la causa abierta contra el que fuera primer teniente de alcalde y delegado de Urbanismo del Ayuntamiento de Castro del Río, Luis Castro Erencia (PSOE), que fue imputado por su presunta integración en una macrored dedicada al expolio de yacimientos arqueológicos, que fue desarticulada en 2008 y que se saldó con una veintena de detenidos.


El auto del togado, al que ha tenido acceso ABC, atiende a la petición efectuada por la Fiscalía, que demanda el archivo del procedimiento con respecto al exedil. Según el Ministerio Público, los libros de arqueología, una moneda y diversos trozos de sílex que se hallaron en el domicilio de Castro «son de procedencia no determinada». Es más, «la mera alusión en conversaciones telefónicas a un aparato para salir al campo es un indicio equívoco que no nos permite concluir sobre el significado de tal expresión». No obstante, la causa continúa abierta contra el resto de encausados, si bien la Fiscalía ya ha manifestado su petición de sobreseimiento para otros cuatro encausados, mientras que para el resto «sólo procede continuar el procedimiento si se cuenta con prueba pericial que determine el origen y valor histórico» de las piezas intervenidas.

Cabe recordar que la operación, denominada «Pitufo», que se desarrolló en la campiña cordobesa, Aragón y la Comunidad Valenciana, provocó un gran revuelo por su alcance y la gran cantidad de objetos de los que se incautó la Brigada de Patrimonio Histórico de la UDEV Central de la Policía. En total, se detuvo a 20 personas e imputó a otras dos, acusadas de robo, falsificación, estafa y comercialización ilícita de bienes culturales.

Junto al exconcejal de Castro (que renunció a su acta después de ser interrogado), se arrestó a un funcionario de la prisión de Piccasent (Valencia), un abogado cordobés y un expolicía. Según apuntaron en su día los agentes, algunos de los detenidos se desplazaban a diario, tanto en horas nocturnas como diurnas, a distintos yacimientos, previamente localizados, provistos de detectores de metales y otros útiles para la excavación y sustracción de los materiales que pudieran ser hallados.

Miles de piezas. La Policía intervino miles de piezas. En Jaén los agentes cargaron tres furgonetas. Se recuperaron unas 12.000 monedas, varias de oro de la época de Vespasiano; unas 10.000 piezas de paleontología y arqueología: fragmentos de cerámica; hachas de piedra y metálicas; rascadores neolíticos; trozos de fíbulas, un ánfora reconstruida, dos lucernas, una falcata, colecciones de botones antiguos, dos cuadros de los siglos XVII y XVIII; otras cinco pinturas; fragmentos de telas de sepulturas romanas; un capitel, dos columnas; ocho detectores de metales, un visor nocturno, mapas y 72 armas de fuego.


Fuente: ABC